jueves, febrero 13, 2014

LOS PSEUDOINDIGNADOS

Chavistas organizan marcha

Cuando ingresé en la Universidad Nacional Nacional Mayor de San Marcos recién se había producido el autogolpe de Alberto Fujimori contra las instituciones democráticas. La mayoría de personas lo apoyaba, pero algunos nos dimos cuenta de que -tras la proclamada lucha contra el terrorismo, la purga de la “corrupción aprista”, los “congresistas lentos” y los “jueces vendidos”- el verdadero objetivo era copar el poder.

Recién a fines de 1992 e inicios de 1993 la universidad adoptó una actitud mayoritaria contra el fujimontesinismo. Con un grupo de amigos protestamos en la inauguración de una plaza cuando fue el japonés. Si bien el dictador tuvo que huir ante la pifia de los estudiantes, el hecho terminó con algo de sangre.

Fujimori propulsó la intolerancia a los demás

Allí vimos cómo apristas e izquierdistas, junto a personas sin ideología política, pero contrarios al autoritarismo, se peleaban a puño limpio con infiltrados del SIN. Sin embargo, en esas protestas nunca veíamos a ciertas personas:

Los que ahora la pintan de “políticamente correctos”, ésos que se suben en un pedestal e imparten nociones de moral, críticas a todo lo que sea diferente a sus ideas, y propulsan la violación de derechos humanos de sus enemigos políticos –porque no los ven como rivales.

Muchos incluso trabajaron para el fujimontesinismo –cuando ya se sabían las cochinadas del régimen, como  Rosa María Palacios y Augusto Álvarez Rodrich- mientras yo renunciaba a un trabajo estatal en 1997, asqueado de la corrupción.

De fujimoristas a "progres"

Ahora los veo colgados de puestos en el gobierno humalista o en organizaciones no gubernamentales –algunos con mérito, la mayoría por conveniencia, pero todos en su púlpito “moralizante”. Dispuestos a insultar a la oposición aprista o fujimorista, pero blandos a la hora de la corrupción de todo lo que se promocione como izquierda.

Eso me hace recordar los tiempos en que ingresé a San Marcos. Fujimori y los “no políticos” acusaban de todo a sus opositores, y ya vemos cómo terminaron.

Ayer vi cómo algunos “indignados” del Colectivo Dignidad tomaban el monopolio del descontento popular con la repartija ministerial, y ponían en las redes sociales que el Apra no debía participar en “sus” protestas.


Insultar a la hermana de un héroe no los indigna

¿Por qué estos señores que manejan una cuenta de Facebook se creen dueños de la calle? Me puse a ver su perfil y encontré una foto de Hugo Chávez, el amigo de Fujimori, gobernante de Venezuela cuando Montesinos se escondía de la justicia.

Creo que ya todos sabemos para qué lado tiran estos señores: el “pensamiento único” que, desde derechas e izquierdas, tanto ha dañado al mundo. Los vírgenes, impolutos y santos dueños de la verdad.



2 comentarios:

Alexander Mejia dijo...

Hay bastante de razón en tus comentarios Cesar, pero lo mismo pinta para otras posiciones ideológicas, incluidas el aprismo.
Lo hipócrita no son las ideologías partidarias sino las personas que embanderan una posición de acuerdo a sus intereses y cambian de discurso agazapados en la frágil memoria de los peruanos. La lista de políticos probos y coherentes con su discurso y acción es muy corta, por desgracia para nosotros.

Tomás Novotny dijo...

Hola, ya que no usas mas http://elnictalope.blogspot.com.ar/ seria muy amable de tu parte si lo eliminas para que yo pueda usar ese nombre para un blog personal.
Te agradeceria mucho este gesto y podes avisarme a mi mail frecuente que es masto@live.com.ar
Espero tu respuesta, saludos desde Argentina.