sábado, octubre 14, 2006

DE FUNDAMENTALISMOS Y OTROS TEMAS


Hace unos días se recordó el "Día de la Diversidad Cultural", como se llama ahora a lo que se conocía como "Día de la Raza", en recuerdo de la primera vez que Cristóbal Colón pisó suelo americano, hace ya 514 años.
Esto coincidió con dos polos opuestos en nuestro continente. Por un lado, Alan García venía de entrevistarse con George W. Bush en los Estados Unidos, y por otro, Hugo Chávez acusaba al mandatario norteamericano de maquinar un golpe de estado contra la Bolivia de Evo Morales.


En medio de estas acciones internacionales, nuestro presidente advirtió de un peligroso "fundamentalismo andino", que podría traer el desequilibrio social a toda nuestra región. De inmediato, el gobierno boliviano elevó su voz de protesta, a lo que nuestro canciller José García Belaunde indicó que habían sido malinterpretadas las palabras del líder aprista.
El término de fundamentalismo fue usado hace décadas para calificar a la Inquisición de la Iglesia Católica, y ahora se aplica a muchos movimientos unidos por la religión islámica, muchos de los cuales se ven envueltos en acciones terroristas.
¿Se está dando en nuestra Latinoamérica un ambiente parecido al del Medio Oriente? No. Por lo tanto, García Pérez no debería quedarse en advertir el mal, sino en aclarar los síntomas de éste.
Si por fundamentalismo andino vamos a pensar en tendencias socialistas, indigenistas o cocaleras, tendríamos que pensar en un grueso enorme de nuestro país. Y ese fue el porcentaje de 47% que alcanzó Ollanta Humala, a pesar de su improvisación y polémicos antecedentes.
Es vox populi que George Bush busca un contrapeso a la Venezuela de Chávez y la Cuba de Fidel Castro. Si las circunstancias sociales llevan a Alan García a serlo, enhorabuena, pero que no parezca que este probable liderazgo es por mandato de un país como el estadounidense, el cual aprueba que sus efectivos militares destacados en el extranjero torturen a quienes les parezcan terroristas.