domingo, noviembre 26, 2006

TOMBOS PEGAMUJERES


Viernes 24 de Noviembre del 2006. Algunas decenas de mujeres pertenecientes a diversos colectivos y ONGs habían partido en una marcha por el Día de la No Violencia. Ellas reclamaban una mayor acción del gobierno para evitar que el promedio anual de feminicidios (asesinato de féminas perpetrados por sus parejas) sea de 50.



Caminaron desde la Plaza Francia hasta la Plaza Mayor -frente a Palacio de Gobierno. Cuando deseaban desplegar una banderola con sus exigencias, los policías intentaron evitarlo, porque hay una ordenanza municipal que impide manifestaciones en el centro histórico de Lima. Lo raro es que la Constitución -que debería ser la ley máxima- respalda el derecho a manifestar las opiniones en lugares públicos, como es la calle.


Empezó el forcejeo para evitar que desplieguen la banderola, y un varazo policial desató la violencia. ¿Este tipo de personas son nuestras supuestas fuerzas del orden? Pensar que cuando 100 personas toman un municipio a palos y piedras, se quedan viendo.

Los "valientes" policías acaban de golpear al reportero gráfico Walter Hupiu, y -como ven en esta buena foto- están a punto de golpear a Eitan Abramovich, de AFP, sobre quien está cayendo el varazo. No querían que les tomen fotos de cuando abusaban de su fuerza con las mujeres.


Lo peor es que las pseudo autoridades tienen esta costumbre a nivel mundial. Parece que manejar un arma, ya sea pístola o palo, causa que estos imbéciles se crean dioses. Ya les caerá el peso de la justicia popular.

Fotos : Cortesía agencias AFP y AF

sábado, octubre 14, 2006

DE FUNDAMENTALISMOS Y OTROS TEMAS


Hace unos días se recordó el "Día de la Diversidad Cultural", como se llama ahora a lo que se conocía como "Día de la Raza", en recuerdo de la primera vez que Cristóbal Colón pisó suelo americano, hace ya 514 años.
Esto coincidió con dos polos opuestos en nuestro continente. Por un lado, Alan García venía de entrevistarse con George W. Bush en los Estados Unidos, y por otro, Hugo Chávez acusaba al mandatario norteamericano de maquinar un golpe de estado contra la Bolivia de Evo Morales.


En medio de estas acciones internacionales, nuestro presidente advirtió de un peligroso "fundamentalismo andino", que podría traer el desequilibrio social a toda nuestra región. De inmediato, el gobierno boliviano elevó su voz de protesta, a lo que nuestro canciller José García Belaunde indicó que habían sido malinterpretadas las palabras del líder aprista.
El término de fundamentalismo fue usado hace décadas para calificar a la Inquisición de la Iglesia Católica, y ahora se aplica a muchos movimientos unidos por la religión islámica, muchos de los cuales se ven envueltos en acciones terroristas.
¿Se está dando en nuestra Latinoamérica un ambiente parecido al del Medio Oriente? No. Por lo tanto, García Pérez no debería quedarse en advertir el mal, sino en aclarar los síntomas de éste.
Si por fundamentalismo andino vamos a pensar en tendencias socialistas, indigenistas o cocaleras, tendríamos que pensar en un grueso enorme de nuestro país. Y ese fue el porcentaje de 47% que alcanzó Ollanta Humala, a pesar de su improvisación y polémicos antecedentes.
Es vox populi que George Bush busca un contrapeso a la Venezuela de Chávez y la Cuba de Fidel Castro. Si las circunstancias sociales llevan a Alan García a serlo, enhorabuena, pero que no parezca que este probable liderazgo es por mandato de un país como el estadounidense, el cual aprueba que sus efectivos militares destacados en el extranjero torturen a quienes les parezcan terroristas.

lunes, junio 26, 2006

CAMPAÑA (NÁMBER UÁN)

Antes que nada, quiero pedir disculpas a mi pequeño pero compacto grupo de lectores por la tardanza en actualizar este blog. Diversas obligaciones laborales, personales y sociales me lo impidieron hasta el momento, pero aquí vamos. Ésta es una breve reflexión sobre la recién culminada campaña electoral.
Tuve la suerte de seguirla de cerca, especialmente a los principales candidatos presidenciales y a algunos de sus más destacados colaboradores. Había llegado al diario LA RAZÓN, que había sido el primero en darse cuenta del fenómeno Humala –octubre 2005- y de la trepada del APRA en las encuestas –febrero 2006.

A través de cubrir varios mítines de Ollanta Humala, aprecié que su mensaje reivindicativo entronizaba con el corazón de muchos –incluso con el mío, por momentos- aunque no necesariamente con el pensamiento. Pero ya sabemos que la mayoría de gente vota por convicción y no por convencimiento, al menos en primera vuelta.Era inevitable comparar al nacionalista con Alan García, quien, más allá de su experiencia como político, tenía detrás un equipo de técnicos y profesionales que coordinaban sus acciones como la mejor de las empresas.
Pude apreciar que sus propuestas eran básicamente las mismas que las del 2001, las cuales a veces no quedan en el recuerdo por la agitada vida política del país o porque los medios de comunicación nos dedicamos a difundir cuestiones anecdóticas antes que significativas.

Párrafo aparte para Lourdes Flores, representante de la derecha peruana que quiso maquillar sus objetivos, perdiendo soga y cabra. La derecha siempre tendrá primero al adinerado y luego al empobrecido, pero es una opción tal vez argumentable.
Otros candidatos como Valentín Paniagua –atrapado por la falta de renovación de mentalidades en su grupo- nunca calaron ni en el corazón ni en la mente. Javier Diez Canseco y las diferentes opciones de izquierda se separaron, lo cual eliminaba toda posibilidad de que pudieran unir al país con un solo rumbo.
La figura de Humberto Lay creció y fue la sorpresa, algo parecido al renacido fujimorismo encarnado en un primer momento de la campaña por Martha Chávez.
Mientras tanto, mi humilde profesión de testigo y contador de los detalles más reveladores siguió mejorando. Mi retoñito espera un mes para ver la luz, y estoy feliz por eso, y estoy seguro de que mi Brujis también lo está. Estoy orguilloso de que ella albergue a nuestra continuidad. (En la próxima nota, lo malo y lo feo de la campaña)